El Dolar acumuló durante la corta semana un avance de 13 centavos y terminó a $ 16,40, estimulado por una mayor demanda ante la inesperada decisión del Morgan Stanley Capital International (MSCI) de posponer el ascenso de la Argentina a la de liga de “emergentes”.

En lo que respecta a este viernes, el billete anotó su segundo descenso consecutivo tras tocar su máximo histórico el miércoles de $ 16,54: retrocedió tres centavos, de acuerdo al promedio de las pizarras de bancos y casas de cambio de la city porteña. Fue en contraposición con el mercado mayorista, donde la moneda estadounidense terminó con una suba de dos centavos a $ 16,20 (el Banco Nación cerró el tipo de cambio a $ 16,175 para la transferencia, tres centavos más que en la jornada previa), ante “una demanda remanente ejerció presión sobre los precios”, luego de arrancar la jornada con una tendencia a la baja. El volumen total operado en cambios se contrajo (respecto al jueves) un 25% a u$s 520 millones. En el mercado de futuros del ROFEX se operaron u$s 425 millones, de los cuales el 55% se colocó a fin de junio, que terminó a $ 16,24, con una tasa implícita de 20,95%. El plazo más largo operado fue enero de 2018 (con u$s 45 millones), que culminó a $ 18,06, con una tasa de 19,16%. Los plazos subieron sus cotizaciones un promedio de tres centavos por vencimiento, destacó ABC Mercado de Cambios.

Por último, las reservas del Banco Central aumentaron el jueves u$s 45 millones y finalizaron en u$s 45.917 millones.