Era una vieja intención del Intendente Mariano Uset visitar la Unidad penal IV de Villa Floresta, que ya había sido transmitida al Juez de ejecución penal Claudio Brun, autoridades del ministerio de Justicia, del Complejo Sur de penitenciaria, y que finalmente pudo concretarse el pasado lunes 3 de Julio.
 
La intención del jefe comunal, fue principalmente conocer y consustanciarse, más allá del debido cumplimiento de penas privativas de libertad, “las medidas tomadas para la reinserción social de los alojados, a través de la capacitación en habilidades para el trabajo, en cumplimiento de los derechos inherentes a todas las personas”.
 
“Es parte de mis preocupaciones saber cómo se están preparando los detenidos, en particular los puntaltenes, para que tarde o temprano vuelvan preparados y hábiles para reinsertarse en la sociedad”, señaló el jefe comunal, quien a su arribo al penal fue recibido por el prefecto Ariel Martinez, director de Unidad, Claudia Larraburu responsable de Relaciones Institucionales, y los responsables de cada una de las áreas visitadas.
 
Además de la visita a distintos pabellones, recorrió el Centro de Formación Laboral y los talleres de práctica donde aprenden cada uno de los diversos oficios que se les ofrece.
 
A la vez estuvo en los talleres donde los alojados trabajan aplicando los conocimientos y experiencias preexistentes o adquiridas en los talleres de formación laboral, y desde allí pueden ganar un sustento económico que se transfiere a sus familias.
 
Otras de sus preocupaciones fue  visitar algunos pabellones, con particular interés en el de menores adultos donde se encuentran alojados jóvenes entre 18 y 21 años, entre ellos varios oriundos de nuestra ciudad.
 
Finalmente en el espacio de la comunidad terapéutica para la recuperación de adicciones, el intendente conversó con los profesionales y alojados sobre las actividades desarrolladas como parte de los tratamientos en curso.  
 
“Los detenidos que supuestamente recuperan su libertad y no se recuperan de las adicciones, seguirán presos de las sustancias. Presos sin rejas”, manifestó Uset.
 
En todos los lugares recorridos, interactuó y conversó directamente con los alojados, interiorizándose sobre su situación dentro del penal, sus causas y fundamentalmente la situación de las familias de cada uno de ellos.
 
El intendente concluyó que la visita y la atención dispensada superó sus expectativas y se mostró muy agradecido con las autoridades que la facilitaron.
“Desde aquella vez que le pregunté al Juez Brun, si era habitual que un intendente  se preocupara por sus presos, recuerdo que me contestó como un Juez, pero sus ojos reflejaban sorpresa, mucha humanidad  y empatía con mi propuesta”.