Desde la aprobación del Concejo Deliberante y mayores contribuyentes por amplia mayoría de una nueva ordenanza Fiscal e Impositiva, y la aprobación con voto unánime de concejales del Presupuesto de Gastos y Recursos 2018, el Departamento Ejecutivo ya trabaja con las nuevas herramientas necesarias para el año en curso.

Luego de varias semanas de debate en el seno de las comisiones del Concejo, con un arduo trabajo de la Secretaría de Economía, a cargo de Martín Ferster, y el resto de los secretarios (Gobierno, Obras, Salud y Desarrollo Social), que concurrieron en reiteradas oportunidades al HCD a brindar detalles del cálculo de gastos y recursos del Municipio, finalmente ayer tanto el Presupuesto como la nueva Fiscal e Impositiva entraron en vigencia.

La nueva Ordenanza Fiscal e Impositiva, contempla un aumento promedio del 25% en la Tasa de Servicios Urbanos respecto a 2017, establecido a partir de una novedosa fórmula diseñada desde la Secretaría de Economía, haciendo que el aumento sea progresivo y no lineal.

Puntualmente, si bien en promedio será del 25%, la suba impacta de manera diferenciada de acuerdo a las zonas y tamaños de las viviendas, estableciendo mayor equidad a la hora de calcular la tasa de los contribuyentes, incrementándose el valor del metro cuadrado según la cantidad de metros cuadrados y zona de ubicación de las propiedades.

“La idea principal del cambio de fórmula es buscar que los contribuyentes con un mayor poder adquisitivo realicen un aporte proporcionalmente más grande que aquellos que no lo tienen, generando de esta manera un efecto redistributivo en la carga fiscal”, explicó Ferster.

“Antiguamente, todos los vecinos aportaban por cada metro adicional a la categoría mínima un valor equivalente, mientras que ahora ese valor adicional va a ir aumentando progresivamente a medida que las viviendas superan las categorías establecidas”, añadió el secretario de Economía.

Con el incremento en la Tasa de Servicios Urbanos, aprobada por el bloque de concejales de Cambiemos, acompañado por los bloques Frente Renovador y Compromiso Rosaleño, y la mayoría de los Mayores Contribuyentes, el presupuesto municipal para el año en curso, entre recursos propios y aportes de coparticipación, asciende a 645 millones de pesos.

No obstante, el Concejo Deliberante decidió no aprobar un aumento de 5% en la Tasa de Salud, creada en 2017, que ha permitido al Municipio mejorar considerablemente los servicios en ese área. La mencionada tasa colaboró para costear las guardias médicas del Hospital Municipal, los gastos en el mantenimiento de especialidades médicas y la incorporación de varias nuevas especialidades.

Sin embargo, la negativa de la oposición del Cuerpo Deliberativo, dificultará las proyecciones establecidas por la Secretaría de Salud para 2018, que incluían la creación de un área de Terapia Intermedia para instalar los equipos donados por el Rotary Club del Bicentenario, una sala de Artroscopía, la ampliación del Servicio de Oncología, reestructuración de la Atención Primaria y la incorporación de nuevas especialidades de Cirugía.

“El cálculo de gastos del Municipio para este año apunta a brindar a todos los rosaleños la posibilidad de contar con mejor infraestructura y servicios acorde a sus necesidades, con mejoras en los espacios públicos, barrido, limpieza, en las prestaciones de salud y asistencia a sectores más vulnerables, sin dejar de brindar la posibilidad de disfrutar de espectáculos culturales y deportivos gratuitos, entre otra gran cantidad de servicios prestados por el Estado municipal”, explicó la concejal de Cambiemos y presidente de la Comisión de Hacienda, Mónica Ricciardi durante la Sesión Extraordinaria del HCD.

“Asimismo, se seguirá avanzando en la modernización de los sistemas de recaudación tributaria, sumando la implementación de la boleta electrónica. Buscando también una mejora en el índice de cobrabilidad de las tasas”, añadió la edil oficialista.