El pasado viernes el secretario de Obras, Servicios y Planeamiento, Ignacio Torrontegui, junto al director de Obras, Ramiro Gallego, mantuvieron una nueva reunión de trabajo con funcionarios de la Dirección Nacional de Vialidad. Durante la misma se terminó de acordar el alcance de la obra más importante de conectividad vial del distrito.

Al proyecto de transformar en autopista el inicio de las Rutas 229 y R249, y el tramo de la Ruta 3 entre el Puente Naranja y la rotonda “de los molinos”, se añadió por pedido del Municipio una autopista de 17km uniendo Rutas 229 y 249.

“Los caminos conectan y acercan a las personas.  Pero también, es lo primero que tenemos que tener resuelto para estar dentro del mapa productivo de la zona y del país. Sin conectivadad resulta imposible pensar en un Rosales Productivo, y por ello este tema se ha convertido en una obsesión de esta gestión”, explicó el intendente Mariano Uset.

El resultado del trabajo llevado adelante hasta el momento entre los equipos técnicos de la Dirección Nacional de Vialidad y este Municipio, concluye con un pedido de cotización para la formulación del proyecto detallado y final, que resultará ser el pliego de la licitación de la obra de ampliación de las rutas nacionales 229 y 249 de acceso a la ciudad.

El mismo incluye cuatro tramos para la obra. En el primero, se convertirá en autopista el tramo más transitado de la región como lo es el de los primeros 5 km de la RN229, entre el km 21 y cruce con RN3 (puente naranja). En ese tramo transitan más de 10.000 autos diarios.

También quedó incorporado otro tramo de la RN249, desde el km 667 hasta el cruce con la RN3 (rotonda molinos)

Además de estas primeras necesidades que fueron reconocidas y acordadas por el propio Javier Iguacel (DNV), luego de la primer  visita del intendente Mariano Uset y el diputado Santiago Nardelli, durante el trabajo de relevamiento de la zona, se puso en evidencia asuntos que son de vieja data y dejan en evidencia la falta de Planeamiento en materia vial del distrito: “La ciudad quedó atravesada por dos rutas nacionales (229 y 249) que ingresan hasta la zona más urbanizada de la ciudad, representando un grave peligro para la seguridad de las personas, y un gran condicionante para el desarrollo productivo del distrito”, señaló Uset.

 Ante estas situaciones, quedó incorporado en el anteproyecto un tercer tramo de circunvalación que une las RN229 y RN249 mediante una autopista de unos 17 km, entre el km 21 de RN229 y el km 667 de RN249. Este, refuncionaliza la circulación de la ciudad y el desarrollo urbano.

A la vez también se dejó incorporado en el anteproyecto un cuarto tramo para evaluar la posibilidad de su inclusión, como es desviar la RN249 entre el km 667 y el camino al eje productivo Puerto-Zona Franca-Zona Industrial, de manera directa y por una vía de simple circulación.

Finalizada la formulación de los proyectos y pliegos de licitación la obra podría estar licitándose a fines del corriente año.

Confirmando las buenas noticias, Uset resaltó que “buscamos salir de las coyunturas que nos paralizaron durante años y pensamos el distrito de los próximo cincuenta años”.