La moneda estadounidense se dispara más de 60 centavos a pesar de la intervención en el mercado del BCRA, que ahora recurre nuevamente a una suba de 300 puntos en su tasa de interés de referencia y la lleva a 33,25 por ciento para contener la corrida. Más temprano Marcos Peña dijo que el Central “tiene independencia” para “poder afrontar esta situación de volatibilidad”.

El dólar vuelve a subir en otra jornada en la que el Banco Central busca frenar la corrida, primero interviniendo en el mercado y ahora con un nuevo anuncio de suba en sus tasas. La divisa se disparó 68 centavos para llegar a una cotización de 22,20 pesos en el segmento minorista y tras la suba de la tasa retrocedió apenas a 20,13.

Para intentar contener la corrida, el BCRA recurrió nuevamente a una suba de 300 puntos en su tasa de interés de referencia y la lleva a 33,25 por ciento. En un comunicado, el Central explicó que la suba de tasas se dio “ante la dinámica adquirida por el mercado cambiario, y en un contexto de alta volatilidad internacional”. La decisión se tomó nuevamente, al igual que la semana pasada, en una reunión fuera de cronograma del Consejo de Política Monetaria.

Además, la entidad conducida por Federico Sturzenegger dispuso “incrementar de manera excepcional” la distancia entre la tasa de política monetaria y la tasa de pases activos, que quedó establecida en 38,25 por ciento. “La autoridad monetaria tomó esta decisión con el objetivo de garantizar el proceso de desinflación y está listo para actuar nuevamente si resultara necesario”, advirtió el Central y repitió que su objetivo es la lejana meta de 15 por ciento de inflación en el año.

Esta mañana, en una rueda de prensa tras una reunión de Gabinete encabezada por el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña dijo que hay “un Banco Central que tiene independencia” para “poder afrontar esta situación de volatibilidad” cambiaria. Ratificó que se “trabaja para seguir logrando la baja de la inflación, con una meta del 15 por ciento para este año y del 10 para el que viene y 5 para el año siguiente”.

Peña intentó minimizar el impacto de la devaluación que la “volatilidad” del dólar “no nos tiene que asustar”. “Es parte de este aprendizaje de vivir en un cambio de tipo flotante, integrados a un mundo que tiene volatilidades”, insistió.

 

Fuente: Pagina 12.