En la tarde de hoy finalizó exitosamente el proceso de reparación del caño colector cloacal principal en calle Irigoyen al 500. Ahora, comenzarán los trabajos de relleno de suelo y reparación del hormigón, para proceder a la reapertura de la calle en aproximadamente dos semanas.

El trabajo realizado con tecnología de última generación, con la utilización de robots para la inspección y reparación del caño, está a cargo de la firma Forever Pipe, contratada por la empresa ABSA.

La metodología de trabajo permitió, que a diferencia de lo sucedido en calle Rivadavia al 400, donde hubo que abrir por completo la calle de hormigón para poder cambiar el caño, los plazos de trabajo y de cortes de tránsito sean mucho menores.

En la jornada de hoy, el intendente Mariano Uset, presenció la colocación del nuevo caño junto al secretario de Obras, Ignacio Torrontegui y el secretario de Economía Martin Ferster.

Ahora, la empresa se abocará a hacer lo propio en calle Brown al 400, por lo que esa arteria permanecerá cortada un tiempo más que calle Irigoyen.

El método utilizado consiste en introducir por tiro en la cañería a rehabilitar, una manga previamente impregnada con resinas, que luego se expande mediante la inyección por dentro de aire a presión, copiando la superficie de la tubería existente.

Terminada la inserción del revestimiento, la resina es polimerizada, mediante la aplicación de un tren de luces UV en el interior de la manga. Todo el proceso fue supervisado y regulado desde un panel de control del equipo de UV.

Al finalizar la polimerización, quedó completamente instalado un nuevo conducto de características mecánicas excepcionales y notable resistencia a los agentes químicos. La superficie interna realizada, resultará muy lista y por eso, además de mejorar el flujo de los fluídos, impedirá la formación de sedimentos.