No fue un meteorito

El agujero que despresurizó la Estación Espacial Internacional se hizo con un taladro y buscan al responsable.

La agencia espacial rusa investiga si se trató de un acto de sabotaje. Y si la perforación se hizo en tierra o en el espacio.

El agujero que causó la pérdida de hermeticidad de la Soyuz MS-09 adosada a la Estación Espacial Internacional (EEI) fue taladrado después de que la nave fuera totalmente ensamblada, afirmó este jueves una fuente de la industria espacial rusa citada por la agencia oficial TASS.

“El agujero lo taladraron cuando el aparato ya había sido ensamblado”, dijo la fuente, que habló en condiciones de anonimato.

Agregó que Energuia, la corporación rusa fabricante de naves espaciales tripuladas y de carga, decidió revisar las Soyuz y los cargueros Progress que se encuentran en proceso de ensamblaje o ya han sido enviados al cosmódromo de Baikonur (Kazajistán).

“Esto se refiere a las Soyuz MS-10 y MS-11, que serán lanzadas rumbo a la Estación Espacial Internacional en octubre y diciembre (de este año), respectivamente. También será revisado el carguero Progress MS-10, que será enviado a la EEI en octubre”, precisó la fuente.

Por el momento, añadió que la investigación que lleva a cabo Energuia no ha podido dar aún con los responsables que efectuaron un agujero de dos milímetros de diámetro con un taladro en una de las cuadernas (especie de viga de la estructura) de la Soyuz MS-09.

Lo único que tienen claro las autoridades rusas es que la perforación fue hecha desde el interior del casco de la nave.

En la investigación trabajan dos comisiones; una interna, del fabricante de la nave, y una creada por Roscosmos, la agencia espacial rusa, cuyo director general, Dimitri Rogozin, señaló el pasado lunes que hallar a quien practicó el agujero es una “cuestión de honor”.

“¿Dónde se realizaron esa acciones? ¿En tierra o en el espacio? No descartamos nada”, dijo Rogozin, quien aseguró que sin falta se conocerá el nombre y apellido del culpable de la pérdida de hermeticidad de la nave.

No descartó que el agujero fuera producto de “acciones premeditadas”, en alusión a un posible sabotaje.

El diputado y excosmonauta ruso Maxim Suráyev llegó a adelantar la hipótesis de que el casco de la Soyuz pudo haber sido taladrado por un miembro de la tripulación de la EEI fuera de sus cabales, ansioso de regresar a la Tierra.