Los trabajos de pavimentación de la Avenida Triunvirato, continúan avanzando a buen ritmo y la primera etapa de la obra concluirá los primeros días del mes de octubre. Sólo resta finalizar el tramo de transición entre el nuevo asfalto y la Ruta 249, con el volcado de hormigón y la colocación de rejillas para los desagües pluviales.

El punto neurálgico para la conectividad terrestre en los accesos a la ciudad y al puerto tiene cada vez más avanzada la obra de puesta en valor.

Desde principios de 2017, con fondos también provistos por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el Municipio viene avanzando con esta obra, ejecutando la etapa de movimiento de suelo, ensanchamiento de la avenida, instalación de conductos pluviales, construcción de cordón cuneta y dársenas centrales, y la reubicación de luminarias por ensanchamiento.

Ahora, desde fines del mes de agosto, la empresa Cerra y Moro SRL trabajó en la colocación de la carpeta de pavimento flexible, desde el nacimiento de la avenida en Ruta 249 hasta la intersección de calle Estomba, que ya fue terminada.

Por estos días, la empresa se encuentra finalizando la colocación de hormigón en el tramo de conexión entre la Avenida Triunvirato y la Ruta 249, volcando 592m2, casi el equivalente a lo que requiere una cuadra entera.

Los últimos detalles se ultimarán con la colocación de las rejillas de los desagües pluviales y la instalación de una isla derivadora de tránsito en la intersección de la avenida con la Ruta 249 y la Avenida Tucumán.

Cabe recordar que, en esta etapa de la obra, se realizó la pavimentación en cuatro cuadras de extensión en ambas manos, lo que equivale a 8 cuadras de pavimento flexible, resistente para el tránsito pesado que se espera en ese sector estratégico de ingreso a Puerto Rosales y Zona Franca.