Fue un discurso breve, pero contundente; poco profundo, pero sobre todos los temas. Mauricio Macri habló este martes 11 minutos en la 73° Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la ciudad de Nueva York.

Reconoció el mal momento que atraviesa su Gobierno, pero también intentó posicionarse como uno de los líderes de la región al criticar nuevamente a Nicolás Maduro por la crisis de Venezuela.

“Quiero agradecerle a cada argentino por el esfuerzo que hace”, fue lo primero que dijo al llegar al atril. “Llevamos adelante un período de cambios profundos, con humildad, convencidos de que estamos haciendo el esfuerzo correcto”, consideró.

El Presidente aprovechó la ocasión para insistir en los asuntos de la Argentina con otros países. Reclamó los “derechos soberanos” sobre las Islas Malvinas, pidió la cooperación de Irán en la Causa AMIA y exigió a Rusia –aunque sin nombrarla– que “no reciba con inmunidad diplomática a cualquiera de los imputados”, como lo hizo con el excanciller de Irán, Ali Akbar Velayat, en julio.

“Condenamos el terrorismo porque sufrimos dos atentados en los que murieron 107 personas. Le pido a la República Islámica de Irán que coopere con la Justicia de la Argentina para esclarecerlos. Queremos que los involucrados sean indagados en nuestro país”, insistió.

“Quiero recordar a los cinco argentinos que murieron en 2017 en esta ciudad”, expresó. Por otra parte, Macri le habló directamente a Maduro: “Estamos preocupados por los derechos humanos en Venezuela. Llevaremos a la Corte Penal Internacional los crímenes de lesa humanidad de su dictadura. Queremos que reconozca la crisis humanitaria. Nosotros ya recibimos a 130 mil venezolanos”.

Finalmente, el Presidente reafirmó el compromiso de la Argentina en la cooperación global para detener el cambio climático sobre la base del “Acuerdo de París” y la erradicación de la pobreza a partir de la “Agenda 2030”.

Fuente: TN