Los médicos habían determinado ayer que no tenía función cerebral y su estado era irreversible.

Murió en las últimas horas la beba de 2 años que estaba internada en el Hospital Penna como consecuencia de las lesiones que sufrió tras recibir maltratos, por los cuales fue aprehendida su madre.

En las víspera los médicos del policlínico regional habían determinado que el cuadro que presentaba la pequeña era irreversible y determinaron la falta de actividad cerebral.

La médica Karina Palacio refirió que el cuadro que presenta la nena podrían corresponder “con el síndrome del niño sacudido o una contusión muy importante”.

Explicó que “ingresó en coma y con un estado neurológico deprimido. La lesión progresó y tiene signos clínicos de muerte cerebral”.

La progenitora de la beba, de 24 años, fue aprehendida por efectivos de la DDI y ahora se encuentra a disposición de la fiscalía de homicidios.

FUENTE: La Nueva